Ponerse el gesto



Ayer Ramón Gil nació en mi árbol,
nació clandestino, nació cualquiera.

Nació y cantaron dos coyotes
y abrió mi ojo y me llamó piedra.

Yo armé mis alambres singulares
y corté su soga umbilical
y mordí su hueso transparente.

Ramón Gil, dividido,
escupió su sangre seca
y tiñó de rojo mi sombra roja.

Yo, subido en el imán de su rueda,
perdí para siempre el sueño en sus veces.

Ramón Gil salió de la marea ancha
con su ruina encendida,
con la física contraria a la hidráulica,
con el llanto
en el ojo ojo,
con la lágrima negra.

Ramón Gil:
en esta orilla comienza tu archipiélago.


Safe Creative #1106169484763


Ilustración: Andrew Polushkin, Reconstruction of Memory

0 comentarios :: Ponerse el gesto

Publicar un comentario

Visitas ocasionales