Miradas (dos poemas)


1.
Siendo huésped que yo amé
sin duda, simultáneamente en mucho y en nada,
siendo válido hasta lo humano
y de tristeza única.

Siendo, inexplicable, el mundo
haciéndonos,
huella en el presente y breve nostalgia
futuro.

Siendo sin límites en la codicia, sin cura
ni hacer la cuenta, ni razones a partes iguales.

Siendo sin detalles, sin metáforas
ni sobrenada, sin afanes
que heredan cada treinta días su salario,
su barniz, su fátiga, su corazón tan grande.

Siendo la misma, despertada,
engordada luz y una rabia que nos construye rápido.

Siendo al pesar los pesares, la mirada oblicua,
la herida en la que aprendemos
ayer
regularmente.

Siendo inútiles las súplicas y la verdad
en este instante.



2.
Las multitudes que me nombran,
la tristeza que me adorna,
las demostraciones de la existencia de Dios,
los átomos, la mecánica que da paz a nuestra sangre,
lo imposible que mantiene nuestra gana
o lo idéntico que nos falta.
La felicidad que amante observas.
Hasta aquí, desheredado, seduce sólo la mentira
como la risa cuando la sueñas,
como la infancia que se inventa,
y nada nos doliese menos
que saber que si la memoria es exacta al olvido
ninguna vida nos alcanza.

Safe Creative #0909284603252


Ilustración: Michael Peckham, ¿Bodyworks?

0 comentarios :: Miradas (dos poemas)

Publicar un comentario

Visitas ocasionales